Enagás celebrará este viernes su Junta de Accionistas en la que se someterá a votación la entrada de un consejero dominical en representación de la Sociedad Estatal de Participaciones Estatales (SEPI), que cuenta con un 5% de Enagás desde noviembre de 2007, en su Consejo de Administración. Esta incorporación supondrá elevar a diecisiete, uno más, el número de consejeros que integran el máximo órgano de administración de Enagás, empresa que actúa como gestor técnico del sistema gasista.
La Junta también deberá pronunciarse sobre la reelección de la sociedad Peña Rueda como consejero dominical, en representación de Cajastur, y la ratificación de BBK también como consejero dominical. La entrada de la SEPI en el Consejo de la compañía que preside Antonio Llardén ha tenido que esperar a la Junta de Accionistas, ya que los Estatutos sólo permiten hacer nombramientos por cooptación si se producen vacantes en el órgano de gobierno. Tras lograr la autorización del Gobierno en julio de 2007, la SEPI comunicó la compra de un 4,15% de Enagás en octubre de 2007. Un mes después cerró la adquisición de un 0,85% adicional y alcanzó el 5%, límite fijado por el Gobierno. Los principales accionistas de Enagás son Gas Natural, Bancaja, la BBK, Caja de Ahorros del Mediterráneo, Cajastur y Sagane (Caja Murcia, Caja Granada y Caja Castilla-La Mancha), cada uno con una participación del 5%, límite que establece la Ley del Sector de Hidrocarburos. En cuanto a dividendos, se votará el pago de uno complementario, que se abonará el próximo 3 de julio, de 0,35 euros brutos por acción, cantidad que se añade a los 0,24 euros ya abonados como dividendo a cuenta el pasado 10 de enero de este año. En total, la compañía abonará a sus accionistas un dividendo de 0,59 euros brutos por acción este año.