La Bolsa de Londres sufre un día más un nuevo sobresalto en el sector financiero, aunque en esta ocasión no afecta a uno de sus pesos pesados. La hipotecaria Cattles ha iniciado la jornada con un desplome que ha alcanzado el 80%. La compañía, después de lanzar un nuevo 'profit warning', ha suspendido a tres de sus ejecutivos, al tiempo que ha admitido procedimientos incorrectos en algunas de sus operaciones.