La filial francesa de Colonial, Société Foncière Lyonnaise (SFL), ha cerrado 2009 con una pérdida neta de 252,2 millones de euros, lo que supone un descenso del beneficio del 35,8% respecto al año anterior. Si bien, el beneficio operativo (el que descuenta la devaluación y la venta de activos) fue positivo y arrojó un saldo de 158,1 millones, un 3,8% más que en 2008.