La Reserva Federal bajó hoy nuevamente en 0,25 puntos porcentuales la tasa de interés interbancario, que ahora queda en el 4,25%, con lo que cumplió las expectativas del mercado. Con la rebaja de hoy ya ven tres consecutivas. La Fed comenzó a recortar el precio del dinero el pasado mes de septiembre para prevenir los efectos adversos de las turbulencias financieras y la desaceleración inmobiliaria en la economía estadounidense. La institución recortó 50 puntos básicos en septiembre y aplicó una reducción adicional en octubre dejando en aquel momento los tipos en el 4,5%. El recorte de hoy era lo esperado por el mercado ya que, los últimos datos macro conocidos no justificaban –según los expertos consultados por Estrategias de Inversión- una rebaja mayor.
Sin sorpresas. Así ha actuado la Reserva Federal en su reunión de hoy al acometer una bajada de 25 puntos básico en los tipos de interés en Estados Unidos, lo que sitúa el precio del dinero en el 4,25%. Una decisión que no sorprende al mercado ya que, la mayoría de los analistas consultados por Estrategias de Inversión creían que tras el dato de paro mensual del pasado viernes se alejaba la posibilidad de que la Fed recortase en 50 puntos básicos los tipos de interés. Eduardo Vicho, codirector de EJD Valores, ya apuntaba, antes de esta decisión que los hedge funds tenían una probabilidad del 75% de que la FED recortase los tipos en tan sólo 25 puntos básicos. “La otra opción que se barajaba –aseguraba el experto- de un recorte de 50 puntos básicos se disipó tras el dato positivo de paro conocido el pasado viernes”. Y es que, según este experto, “las aguas parece que se han calmado”. Una opinión que comparte Julián Coca, gestor de renta variable de Inversis Banco quien comenta, “antes de conocer los datos del viernes, las probabilidades de una bajada de 50 puntos básicos eran del 100%. Sin embargo –explica Coca- los datos conocidos la semana pasada hacen pensar que una bajada así sería excesiva”. Para Laura Proubasta, gestora de Agenbolsa, “la rebaja de tipos será de 25 puntos básicos” mientras que José Luis Martínez Campuzano, estratega jefe de Citigroup creía que los datos conocidos el pasado viernes “generan dudas e incluso hacen cuestionar el hecho de que la Fed vaya a recortar los tipos de interés”. Sin embargo, antes de los datos de empleo del pasado viernes, las probabilidades de un recorte de hasta 50 puntos básicos eran casi del 100%. Según explicaba en su día José Ramón Sánchez Galán, Analista Financiero, “el mercado descuenta una bajada de 25 puntos básicos desde el 4,5% actual”, pero este experto advertía, no obstante que “no es descartable incluso que sea de 50 puntos básicos”. En función de dato de ventas de viviendas minoritarias –que se publicará el próximo 13 de diciembre- “veremos si realmente hay una bajada de 50 puntos básicos”. Sin embargo, para Sánchez Galán “más importante que la bajada o la subida de la Fed, es el sesgo que tome el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke” y determinar si esa bajada es para controlar el crecimiento o porque realmente es mucho más débil de lo esperado”. Este experto alude a las palabras del secretario del Tesoro americano, Henry Paulson según las cuales el gobierno va a intentar insuflar fondos a las entidades con más problemas, lo que para Sánchez Galán es “un aviso de miedo en una economía tan liberal”. Con la rebaja de hoy ya ven tres consecutivas. La Fed comenzó a recortar el precio del dinero el pasado mes de septiembre para prevenir los efectos adversos de las turbulencias financieras y la desaceleración inmobiliaria en la economía estadounidense. La institución recortó 50 puntos básicos en septiembre y aplicó una reducción adicional en octubre dejando en aquel momento los tipos en el 4,5%. Sin embargo, algunas voces creen que lo peor de la crisis subprime aún no ha pasado. Este es el caso de Eric Rosegren que recientemente señaló que “el proceso de las ejecuciones de hipotecas subprime todavía no ha alcanzado su peor momento”. El gobernador de la Fed de Boston no sabe hasta qué punto empeorará el problema, dependerá –dice- “de la perspectiva para la economía y el mercado inmobiliario”. La Fed de Boston prevé actualmente que la economía crezca muy por debajo de su potencial en los próximos dos trimestre, tras lo que mejorará gradualmente el resto del año.