La Reserva Federal se unió el viernes a otros bancos centrales del Grupo de los Siete e intervino en los mercados cambiarios para ayudar a debilitar al yen japonés, dijo el viernes a Reuters un portavoz de la Fed de Nueva York.
Los países del G-7 decidieron el jueves por la noche una intervención concertada en los mercados cambiarios para evitar que el yen siga apreciándose y que eso perjudique la recuperación de la economía japonesa tras el terremoto.