La Reserva Federal estadounidense reconoció este lunes la existencia de 'tensiones crecientes en los mercados monetarios' y anunció que inyectará liquidez adicional en el circuito bancario para reducirlas en las próximas semanas.