La Reserva Federal seguirá siendo el mayor comprador de bonos del Tesoro, incluso después de que la segunda ronda de la quantitative easing terminara esta semana, ya que el banco central utilizara sus 2.860 millones de dólares de balance para mantener tipos de los interés bajos.

Aunque el programa de compra de 600.000 millones, conocido como QE2, se va a acabar, la Fed dijo el 22 de junio que seguirá comprando bonos del Tesoro. Eso podría significar compras de hasta 300.000 millones de dólares de deuda pública en los próximos 12 meses sin meter dinero al sistema financiero.

La Reserva Federal, que inyectó 2,3 billones dólares en el sistema financiero tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, continuará comprando bonos del Tesoro para mantener el tipo de mercado bajo, mientras la economía se desacelera.

"Es bastante normal reinvertir dinero” ha declarado Matt Toms, director de renta fija de ING Investment Management, que supervisa más de 500 millones de dólares. "Eso efectivamente mantiene la postura acomodaticia" ha añadido

Un total de 112.100 millones de los bonos de la Reserva Federal vencen en los próximos 12 meses, un 7% de los 1,59 billones en bonos del Tesoro, conocido por los inversores como SOMA.

De acuerdo con una encuesta del portal de finanzas americano, Bloomberg, realizada a 58 analistas, el 79% dijo que el presidente de la Fed, Ben Bernanke mantendría el balance en los niveles actuales hasta el cuarto trimestre, en comparación con el 52% de abril. La Resreva Federal dijo el 22 de junio que su objetivo es mantener 2.654 billones de dólares en activos.

Los bonos del Tesoro americano a 10 años han caído hoy a su nivel más bajo desde el uno de diciembre.