El economista jefe de Morgan Stanley, Vincent Reinhart, considera que las cifras de desempleo en Estados Unidos no han sido ni lo suficientemente buenas, ni alarmantemente malas, como para dar una pista de la decisión que debe tomar a la FED.
En julio se crearon 162.000 empleos en Estados Unidos y la tasa de paro se redujo hasta el 7,4% de la población activa, por debajo de las estimaciones de muchos analistas.  (Ver noticia)

Este experto afirma que hay que tener en cuenta que la autoridad monetaria debería preocuparse al observar que el número de contrataciones ha estado por debajo de la media de los últimos seis meses, si se tienen en cuenta las revisiones realizadas.

En cualquier caso, apunta que la reducción en la tasa de paro es consistente con la expansión de la economía, a pesar de las consecuencias del sequester.

En opinión de los expertos de esta firma, los datos conocidos el viernes no servirían para que la FED pudiera justificar el comienzo de la retirada de estímulos.