La familia Polanco se ha comprometido a no vender su participación en el grupo de comunicación Prisa, que controlan a través de la sociedad Rucandio, hasta que transcurran 10 años desde el fallecimiento de Jesús de Polanco Gutiérrez, según consta en el protocolo familiar remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Según el pacto, suscrito por el propio Jesús de Polanco, sus cuatro hijos (Ignacio, Isabel, Mª Jesús y Manuel Polanco Moreno) y su ex mujer Isabel Moreno Puncel en diciembre de 2003, los firmantes se obligan a no transmitir ni disponer en ninguna forma de estos títulos por ese período de 10 años. Jesús de Polanco era titular de un derecho de usufructo, que llevaba incorporado el ejercicio de los derechos políticos, sobre el 50,356% de las acciones de la sociedad Rucandio, a través de la que controlan el 63,915% del Grupo Prisa.