Las instituciones financieras japonesas tienen comprometidos 1.670 millones de dólares en Lehman Brothers, según el propio banco de inversión, pero el Gobierno nipón auguró hoy que esa exposición no dañará el sistema financiero. El ministro de Finanzas nipón, Bunmei Ibuki, predijo hoy que la quiebra de Lehman Brothers no dañará gravemente el sistema financiero japonés, a pesar de la exposición de algunos bancos locales al hasta ahora cuarto mayor banco de inversión estadounidense.
Ibuki afirmó en una rueda de prensa que, teniendo en cuenta el capital propio que poseen las instituciones financieras japonesas, no hay que preocuparse, a pesar de que estos bancos han extendido "créditos a Lehman". Ibuki apuntó que junto al ministro de Economía, Kaouru Yosano, ha informado al resto del Gabinete de que Japón está preparado para reaccionar con flexibilidad en este asunto. El ministro de Finanzas añadió que el G7, que incluye al Reino Unido, Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón y EEUU, está preparado para discutir esta materia. El banco japonés con mayor exposición a la quiebra de Lehman Brothers es el Aozora Bank, que mantiene créditos por valor de 463 millones de dólares. El banco nipón explicó que sus pérdidas por los créditos al banco de inversión estadounidense podrían limitarse a 25 millones de dólares. El banco Sumitomo Mitsui anunció unas pérdidas de 95 millones de dólares y el Chuo Mitsui apuntó que su exposición a Lehman es de 145 millones de dólares, dos tercios de esa cantidad se refieren a la unidad nipona de Lehman Brothers. Por otro lado, la aseguradora Nippon Life mantiene créditos concedidos a Lehman por 47 millones de dólares y posee otros 47 millones de dólares en bonos del banco de inversión. El primer ministro, Yasuo Fukuda, el portavoz, Nobutaka Machimura y el gobernador del Banco de Japón (BOJ), Masaaki Shirakawa, debatieron hoy con Ibuki y Yosano la respuesta de Japón a la quiebra de Lehman. Ibuki restó importancia al encarecimiento del yen respecto al dólar y añadió que la caída de la Bolsa de Tokio no parece implicar una venta provocada por el "pánico". El Nikkei se desplomó hoy un 5,06% a causa de la quiebra de Lehman y dejó el índice nipón en su nivel más bajo en tres años. Machimura apuntó en otra rueda de prensa que el impacto negativo de la quiebra de Lehman en las instituciones japonesas ha sido limitado, pero que los problemas financieros en EEUU podrían afectar a la economía nipona en el futuro.