La Eurozona crecerá a su ritmo más alto en una década este año, según ha indicado la Comisión Europea,  quien elevo las proyecciones respecto a las de comienzos de año, aunque la expansión se desacelerará el próximo año y en 2019.

En sus pronósticos para todas la economías de la Unión Europea, la Comisión dijo que el conjunto de los 19 países que comparten el euro crecerá un 2,2% este año, cuatro décimas más del crecimiento experimentado en 2016 y más que el 1,7% pronosticado en mayo de este mismo año.

“La economía europea ha evolucionado significativamente mejor de lo esperado este año, impulada por el resistente consumo privado, un crecimiento más fuerte en todo el mundo y la caída del desempleo”, según el comunicado de la Comisión.  La inversión “también está repuntando en medio de condiciones de financiación favorables y una mejoría considerable de la confianza económica a medida que la incertidumbre se ha desvanecido”.

Con todo, el crecimiento de 2018 disminuirá al 2,1% y al 1,9% en 2019.