¡A la hora de realizar un estudio sobre si entramos alcista o bajistas lo más importante es descubrir si la estructura del precio es alcista o bajista. Dicha observación se llega mediante el estudio de la forma del precio.
Vamos a ir desgranando los pequeños detalles que nos harán acertar a la hora de posicionarnos en el mercado. Hay tres factores a tener muy en cuenta:

1. Observación de la tendencia principal y el período de tiempo en el que solemos operar (No se puede analizar un gráfico diario y operar en gráficos de 5 minutos). Por ello sólo buscar figuras en los gráficos en los que entramos a mercado.

No se puede operar un hombro cabeza hombro si es en gráfico diario y nosotros solemos operar en 30 minutos.

2. Tendremos que observar la pendiente de la tendencia que, viene a ser la inclinación de los soportes y de las resistencias que estamos intentando atacar. La pendiente de la tendencia puede ser de varios tipos ;
    a. Una inclinación de 45% en un retroceso es un caldo de cultivo perfecto para en cuanto rompa algún soporte o resistencia y continúe con la tendencia principal entrar al ataque al precio o,
    b. Inclinaciones superiores a 45% hacen que dichas tendencias no sean sostenibles por lo que, antes o después el precio vuelva o puede volver a su punto de origen. El ejemplo práctico de esta afirmación son las vueltas en “V”



3. Doble módulo de impulsos; Muchos operadores se centran en la estructura clásica de Elliot que, suele ser común pero a su vez compleja para operar. Por ello no es aconsejable entrar al mercado si no observamos una de estas dos figuras
    a. En base a la observación de mercado la figura más común a la hora de atacar soportes o resistencias es un doble impulso con forma de “W” en el caso de las resistencias o de “M” en el caso de soportes
    b. La directriz a seguir es simple, una vez que observemos dos impulsos con dos ondas más o menos simétricas y se pase por debajo del soporte o resistencia, hacer una entrada a a mercado o con una limitada a por un pullback



Una vez que observemos esta formación hay que pensar no sólo en la simetría del precio, es decir el clásico Fibonacci que se coloca para medir precio, sino también la simetría en le precio . ¿Qué queremos decir con esto? Que las ondas en “M o en W” deben ser simétricas, esto significa que la duración de la primera onda tiene que ser similar en duración que la segunda. Esto se supone que debe ser casi idéntico pero en la práctica casi nunc es así.
Hay un principio que opera en todos los mercados y ese principio es la Armonía y esto quiere decir que nada es aleatorio sino que no sólo el mercado sino todo el comportamiento humano sigue un patrón.

Dicho patrón en muchos de los casos se relaciona con el segmento áureo o la divina proporción que es lo que viene a ser los ratios de Fibonacci. Es similar la tendencia a la hora de comparar el comportamiento alimenticio que el comportamiento tendencial de una determinada divisa siempre que haya un número mínimo de pruebas