Ruth Madoff, la esposa del autor confeso de la mayor estafa financiera de la historia de Estados Unidos, deberá informar de que cualquier gasto que supere los cien dólares, según un acuerdo alcanzado con el abogado que liquida los activos del financiero estadounidense. La prensa local neoyorquina se hace eco hoy de ese acuerdo, firmado la semana pasada, después de que el abogado Irving Picard demandara a la mujer de Madoff por considerar que llevó una "vida de esplendor" con el dinero de las víctimas de la estafa perpetrada por su marido durante más de dos décadas.