La entrada de Ryanair en el puente aéreo Madrid-Barcelona tendría un impacto negativo para sus competidores españoles al incrementar la competencia y obligar a una rebaja de precios, dice BPI. Añade que la nueva ruta supondría un cambio en la estrategia de Ryanair y sembraría dudas sobre qué sucederá con sus bases de Reus y Gerona, en Cataluña. Recomienda vender Iberia y Vueling, y sitúa precio objetivo en 2,90 y 10,30 euros, respectivamente.