La futura caja que nazca de la fusión entre CajaCanarias y Caja Navarra (CAN) tendrá sede en Madrid y podría comenzar a operar en el primer semestre de 2010 si recibe el visto bueno del Banco de España y se cumple el calendario que manejan las entidades.  "No descartamos la posibilidad de que se incorporen más cajas; claro que hemos estado hablando con otras, pero el proyecto que se presenta tiene consistencia, por lo que no son indispensables otras incorporaciones para hacer viable y eficiente el proyecto", explicó Goñi. "No hemos hecho algo que necesite perfeccionarse", agregó.