La economía española no consiguió seguir la senda de la recuperación marcada por otros socios de Europa y volvió a contraerse en el cuarto trimestre aunque a un ritmo menor gracias a las medidas de estímulo tomadas por el Gobierno.  El producto interior bruto español se contrajo un 0,1% en el cuarto trimestre respecto al tercero y un 3,1% en términos interanuales, según datos provisionales publicados el jueves por el Instituto Nacional de Estadística o INE.
En el conjunto del ejercicio, la economía cayó un 3,6%, según los datos del INE.  Las cifras coinciden con la previsión del Banco de España anunciada la pasada semana.

La zona euro en su conjunto consiguió salir de la recesión en el tercer trimestre del pasado año, pero el efecto de una crisis financiera agravada por el estallido de la burbuja inmobiliaria están retrasando la recuperación económica en España.

La destrucción de cientos de miles de empleos en el sector de la construcción, que hace pocos años era el principal motor de la economía, ha llevado al paro a tasas históricamente altas y ha minado el consumo, afectando gravemente a la economía.

Aunque el Gobierno contempla que la economía podría crecer en términos trimestrales en 2010, sus previsiones cifran la contracción del PIB en el 0,3% en el conjunto del año.