La economía española caerá un 3,7% este año y un 1,1% en 2010, mientras que la tasa de paro cerrará el 2009 en el 18% y escalará al 20% el año que viene, según las últimas previsiones del Instituto de Estudios Económicos (IEE). En una rueda de prensa, el director del Servicio de Estudios del IEE, Gregorio Izquierdo, señaló que la economía española continúa instalada en una "profunda recesión", a pesar de que algunos indicadores pueden empezar a ser menos negativos.
"Esto no quiere decir que la economía vaya a comenzar a recuperarse, sino que la fase más dura de la recesión ya habría terminado", señaló Izquierdo, tras apuntar al desempleo y al déficit como los desequilibrios más importantes en este momento y adelantar que el saldo de las cuentas públicas alcanzará el 10% del PIB en 2009 y el 8% en 2010.

Por su parte, el director del IEE, Juan Iranzo destacó las medidas que se tienen que llevar a cabo para hacer frente a la crisis y pidió la reducción de las cotizaciones socialies y la creación de un marco adecuado para que las empresas puedan impulsar su competitividad, al tiempo que consideró "un gravísimo error" subir los impuestos y consideró "esencial una reforma del mercado laboral.

En este sentido, apuntó a la necesidad de hacer que funcione el despido procedente, de favorecer la movilidad laboral, de asegurar el funcionamiento de los convenios colectivos y de crear un nuevo tipo de contrato que contemple una indemnización de 33 días por año trabajado durante un periodo máximo de dos años.