La economía alemana empieza a dar síntomas de recuperación y en el segundo trimestre el Producto Interior Bruto (PIB) registró un ligero crecimiento, por primera vez desde el primer trimestre de 2008. Según los datos publicados hoy por la Oficina Federal de Estadística, el PIB experimentó en el segundo trimestre un incremento del 0,3% en comparación con los tres meses precedentes.
En relación con el mismo periodo de 2008, sin embargo, el PIB se redujo un 7,1%.

La Oficina de Estadísticas revisó además los datos correspondientes al primer trimestre, y en lugar de un retroceso del 3,8% con respecto al último parcial de 2008 calculado en las cifras provisionales, el retroceso sólo fue del 3,5%.

El ligero crecimiento durante el segundo trimestre se debió fundamentalmente a los impulsos registrados en el consumo interno, y en las inversiones públicas.

También el comercio exterior contribuyó a dar un impulso a la economía; aunque la demanda exterior disminuyó como consecuencia de la crisis mundial, las importaciones se redujeron más que las exportaciones, lo que contribuyó a mejorar el superávit de la balanza comercial.

Los datos publicados hoy son mejores de lo esperado por los expertos, que habían partido de un nuevo retroceso en el segundo trimestre.