La deuda pública japonesa se situó en marzo pasado en 6,9 billones de dólares, un incremento de 17.500 millones de dólares respecto a diciembre pasado. Del total de deuda, los bonos del Estado fueron 5,6 billones de dólares, lo que supone un descenso de 18.000 millones de dólares respecto al trimestre anterior.