La deuda contraída por las familias españolas para comprar una vivienda creció a un ritmo interanual del 12,4% en febrero pasado, el incremento más bajo de los últimos trece años, según los últimos datos publicados por el Banco de España. La deuda de las familias para vivienda representaba a finales de febrero de este año 653.434 millones de euros, frente a 581.809 millones en febrero de 2007, según la fuente.
Solo en julio de 1996, con un crecimiento del 12,6%, el ritmo de aumento de la deuda hipotecaria de las familias se había acercado a la cifra de febrero, según las estadísticas citadas. El ritmo de crecimiento de esta deuda había alcanzado el 19,6% en enero de 2007 y el 19% en febrero de ese año, pero desde entonces no ha dejado de desacelerarse, según la estadística mensual.