La deuda de la banca española con el BCE alcanzó en julio sus máximos históricos al subir un 11,4%, hasta los 375.549 millones de euros.