El importe que las entidades financieras tenían pendiente de liquidar con el Banco Central Europeo (BCE) ascendía en marzo a 72.831 millones de euros, un 64,8% más que hace un año, cuando alcanzó los 44.173 millones de euros, según datos del Banco de España. Este importe es el saldo vivo que las entidades residentes en España aún tienen pendiente de devolver al Banco Central Europeo (BCE) como consecuencia de la financiación que el instituto emisor les ha concedido. La demanda de las entidades se ha incrementado de manera notable en el último año por el cierre de los mercados interbancarios provocado por la crisis subprime hace ya 20 meses y que ha restringido una de las principales fuentes de financiación.