La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's ha rebajado la nota a largo plazo de la deuda de Grecia a 'BB+' desde 'BBB+', lo que coloca la deuda helena en grado especulativo o 'bono basura', con perspectiva "negativa" y deja abierta la posibilidad de más recortes.