La debilidad de la demanda es el factor que más limita la actividad de las pymes, lo que revela el ajuste que están experimentando estas empresas, según el Observatorio de Situación Económica de la Pyme elaborado y difundido hoy por Cepyme. En un comunicado, la patronal señala que las expectativas de los sectores consultados siguen "muy negativas" en relación con la evolución de la producción y de las ventas, mientras que un "importante volumen de pymes" irá reduciendo su ocupación en los próximos meses. Entre los principales problemas a los que se enfrentan las pequeñas y medianas empresas, Cepyme destaca la persistencia de los problemas de acceso a la financiación y de tesorería, así como la presión de la competencia. Durante el segundo trimestre del año, explica Cepyme, la situación de las pymes no está registrando cambios significativos con respecto a los primeros tres meses, de modo que se mantiene un "fuerte proceso de ajuste de la oferta" caracterizado por una reducción de la estructura empresarial