El futuro director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, señaló hoy que no cree que la crisis hipotecaria estadounidense vaya a tener un impacto "dramático" sobre la evolución de la economía mundial, que a su juicio logrará un crecimiento "muy honorable" en 2008. "Las bases del crecimiento mundial son ahora sólidas" y "no creo que sea dramático para el crecimiento el shock" de la crisis hipotecaria, subrayó Strauss-Kahn en su primera comparecencia pública tras su designación el pasado viernes al frente del FMI.
Tras haber advertido de que hablaba todavía a título individual y no como director del Fondo, puesto que el español Rodrigo Rato sigue ejerciendo el cargo hasta el relevo el próximo 1 de noviembre, el político francés avanzó que el año próximo los países emergentes seguirán siendo los que tiren de la economía mundial. Eso debe permitir en 2008 conseguir un ritmo de crecimiento económico "muy honorable", indicó. El ex ministro francés de Economía no quiso responder directamente a las preguntas sobre qué le parece el tipo de cambio del dólar y del yuan, aunque al respecto de la divisa china comentó que "es un muy buen ejemplo de un debate que hay que tener a nivel multilateral", y en el que el FMI es pertinente. En cuanto a la moneda estadounidense, aludió a la difusión de la crisis hipotecaria y dijo que "la situación ahora está bajo control". Strauss-Kahn dedicó gran parte de su primera conferencia de prensa desde su designación al frente del Fondo a sus planes para reformar la institución y rechazó hablar de ruptura. Uno de los objetivos del FMI -dijo- debe ser favorecer la justicia social porque para conseguir el objetivo del crecimiento económico y creación de empleo, que figura en su estatuto, es necesario tener en cuenta ese factor. "Hace falta crecimiento económico para tener justicia social" pero también "hace falta justicia social para lograr crecimiento económico", señaló el político socialista francés.