El presidente del banco Central Europeo ha advertido de que la situación sigue siendo difícil.

 La crisis financiera no ha terminado aún, según señala el presidente del Banco Central Europeo, Jean Claude Trichet. Y es que el ambiente económico sigue siendo incierto y convulso por lo que el presidente del BCE seguirá aportando medidas para contrarrestar la coyuntura actual.

Trichet aseguró que seguirá aplicando medidas de política monetaria tradicionales como los movimientos de tasas de interés combinadas con otras menos tradicionales como las inyecciones de liquidez y las compras de bonos.

“La crisis aún no ha terminado” y estamos “en un momento muy difícil”, señaló el máximo mandatario del BCE.