El director general de Funcas, Victorio Valle, ha afirmado que la contracción de la actividad económica que vive el país "podría estar conduciendo ya a España a una recesión que puede ser intensa y duradera". Valle indica que la situación de la economía no es una desaceleración ocasional, sino una contracción de un ciclo de intenso crecimiento, durante el homenaje al profesor Enrique Fuentes Quintana, que se ha celebrado este martes en la sede de la CECA. El director de Funcas considera que la mayor gravedad de la situación reside en la carencia de un diagnóstico "realista y compartido" y en la ausencia de un plan de actuación "coherente". La fase de la contracción cíclica de la economía española tardará dos años en tocar fondo, según un estudio de la Fundación de las Cajas de Ahorro (FUNCAS).
Para su director general, Victorio Valle, la actual situación no puede entenderse como una desaceleración ocasional, sino como una fase de contracción de un nuevo ciclo "de intensidad y duración indefinidas". Esta fase, añade, está determinada por la pérdida de dinamismo de la economía española a lo largo de 2008 y en la práctica totalidad de 2009, por las malas perspectivas en la confianza de los consumidores, por la pérdida de fortaleza del consumo familiar, y el debilitamiento de la formación bruta de capital. Junto a estos rasgos, Valle destaca el incremento en la tasa de paro, que se acercará al 10% de la población activa a finales de año, y al 11,6% en 2009, una inflación que superará el 4% anual, y la reducción "drástica" del superávit de las Administraciones Públicas. Para hacer frente a este escenario, FUNCAS propone compensar la reducción de la demanda agregada, que tiene su origen en la reducción de la demanda de viviendas y en la ralentización del consumo familiar, impulsar las exportaciones y estimular el plan de infraestructuras para los próximos meses. Reparto equitativo de los costes de la crisis Pero también considera necesario hacer una reparto equitativo de los costes de la crisis, armonizar el tratamiento de la emigración, en colaboración con la Unión Europea (UE), reformar el mercado de trabajo, mejorar la productividad de la economía española, e impulsar el sector industrial, entre otras medidas. En este sentido, Valle considera que la producción industrial española es "relativamente" baja y cuenta con una deficiente tecnología, por el excesivo peso que el sector de la construcción ha tenido en España, en comparación con la Unión Europea (UE). Como dato positivo, Valle insiste en que las repercusiones de la crisis serán menores en España gracias a la "rigurosa" evolución que se ha hecho de los riesgos y a la actuación de las cajas de ahorro, que desarrollan un papel muy "significativo" en la dinámica de la competencia y la eficiencia. Con respecto a las previsiones de crecimiento, FUNCAS estima un Producto Interior Bruto (PIB) del dos% para este año y del 0,9% para 2009, en el caso de darse un escenario económico más optimista. El agregado que arrastra a la baja al conjunto de la economía es, según el informe, la inversión en la construcción residencial, para la que se esperan caídas del siete y del quince% en 2008 y 2009 y el déficit por cuenta corriente, que aumentará hasta el once%.