La confianza del consumidor español bajó casi tres puntos en enero, hasta los 68,3 puntos, debido a la peor percepción de la situación actual de la economía y, sobre todo, a sus desfavorables expectativas de futuro, según el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) publicado este viernes por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El indicador de situación actual descendió en enero hasta los 42,8 puntos, frente a los 43,2 puntos del mes de diciembre, mientras que el indicador de expectativas se redujo cinco puntos, hasta los 93,8 puntos, por las peores perspectivas sobre la evolución de la economía, del empleo y del hogar.

El ICC recoge mensualmente la valoración de la evolución reciente y las expectativas de los consumidores españoles relacionadas con la economía familiar y el empleo, con el objetivo de anticipar sus decisiones de consumo.