La confianza de los consumidores del Reino Unido cayó hasta los 77 puntos en marzo, frente a los 78 puntos de febrero, lo que supone el nivel más bajo desde el pasado 2004. Aún con todo, los analistas esperaban un dato aún peor, de 76 puntos.