La situación de incertidumbre en los mercados crediticios y la ralentización de la demanda interna redujo a la mitad la confianza de las empresas entre los meses de enero y abril de este año, según el último Indicador de Confianza Empresarial del Consejo General de las Cámaras de Comercio. Concretamente, este indicador ha pasado de los 3,2 puntos negativos en enero a los 6,3 puntos negativos en abril, resultado, principalmente, de un deterioro del índice de situación de los negocios a lo largo del primer trimestre y del de expectativas para el segundo. La pérdida de confianza es generalizada en todos los sectores, pero es el constructor el que muestra caídas más acusadas.