La compra de la automovilística alemana Opel por el proveedor canadiense de automóviles Magna parecía garantizada el pasado mayo, pero, desde entonces, las negociaciones con General Motors se han bloqueado y ahora no se descarta un fracaso.