Allstate indicó que no participará en el Programa de Alivio para Activos con Problemas, o TARP, del Gobierno de Estados Unidos, con lo que se convierte en la segunda compañía de seguros de vida que toma esa decisión. El anuncio ocurre apenas días después de que seis firmas del sector recibieran una aprobación preliminar para obtener miles de millones de dólares en ayuda federal. Las acciones de Allstate subían un 5,2% a 27,29 dólares. La acción ha perdido el 44% de su valor desde septiembre, pero casi ha duplicado su valor desde su mínimo de 14 años fijado en marzo.  El jueves, el Tesoro de Estados Unidos indicó que pondrá a disposición fondos de rescate para las compañías de seguros de vida estadounidenses, en respuesta a los esfuerzos del alicaído sector para recibir ayuda gubernamental.  Sin embargo, Ameriprise Financial Group Inc. (AFG), una de las seis aseguradoras que obtuvo la aprobación preliminar, dijo el viernes que no tomará el dinero. Prudential Financial Inc. (PRU) también emitió una respuesta tibia y se espera que rechace la ayuda, según The Wall Street Journal.