El regulador se ratificó así en su decisión tras una reunión extraordinaria convocada ayer para aprobar un informe que no es preceptivo ni vinculante para el Ministerio de Industria sobre los recursos de alzada de E.On y Endesa. Estas condiciones son ilegales, según la Comisión Europea, que exige al Gobierno español su anulación en virtud de la normativa europea de competencia.