La Comisión Nacional de la Energía (CNE) considera que la compañía creada por Repsol YPF y BP España para suministrar combustible de aviación en aeropuertos no tendrá efectos negativos para la competencia en los mercados mayoristas de suministro y almacenamiento de queroseno. La CNE considera "improbable" que la creación de la nueva compañía conlleve "efectos de coordinación" entre Repsol YPF y BP en el Consejo de Administración de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH), donde cuentan con una participación del 15% y del 5% respectivamente.