El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, dice que Bruselas se enorgullece de los resultados de la reunión del G20 en Londres en materia de lucha contra los llamados "paraísos fiscales". Los países industrializados y emergentes apoyaron el pasado 2 de abril pactar reglas de funcionamiento más estrictas para los mercados financieros e intensificar, en ese contexto, el combate contra los "paraísos fiscales. A pesar de las críticas que ha recibido el listado de territorios que no colaboran en el intercambio de información para fines fiscales, elaborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), -que incluye a Austria, Bélgica y Luxemburgo-, Barroso aseguró en rueda de prensa que en la UE "estamos contentos" porque es una contribución decisiva. "Uno de nuestros objetivos es poner fin a la situación actual, donde muchas entidades financieras escapan a todo control, toda supervisión y no hay suficiente transparencia", recalcó el político portugués.