La Comisión Europea anunció el lunes que ha revisado todos los programas nacionales de ayuda a la banca para comprobar su eficacia a la hora de combatir los efectos de la crisis financiera. La comisión dijo que la revisión era necesaria porque para la mayoría de los bancos ha terminado el periodo de seis meses establecido inicialmente como duración de los planes y necesita evaluar qué planes podrán ampliarse por "razones de estabilidad financiera". Como consecuencia de la revisión, la comisión ha consolidado todos los requisitos a los bancos para poder optar a los programas, con el fin de dar transparencia a todos los países de la Unión Europea y a los bancos sobre qué comportamiento se considera admisible, indicó la organización.