La Comisión Europea dejó hoy claro que el expediente sancionador abierto a Alemania por la llamada "ley Volkswagen" sigue abierto y explicó que, en este momento, se está analizando la información aportada por las autoridades del país en respuesta a las exigencias de Bruselas. En noviembre pasado, el ejecutivo de la UE dio un ultimátum de dos meses a Berlín para que acate la decisión del Tribunal de Justicia de la UE que dictaminó que varias disposiciones de la citada ley atribuyen derechos injustificados a las autoridades alemanas, y en concreto al Land de Baja Sajonia. El Gobierno alemán ha reformado la norma -que data de 1960, cuando se privatizó Volkswagen- y ha eliminado algunas de las disposiciones impugnadas por la corte, pero sigue dando derecho de veto en las decisiones de la empresa a Baja Sajonia.