La Comisión Europea espera movilizar 4.600 millones de euros en los próximos dos años con el lanzamiento de un proyecto piloto de bonos europeos cuyo objetivo es atraer financiación privada a grandes proyectos de infraestructuras.

Para lograrlo utilizará 320 millones del presupuesto de la UE como aval y financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI), según ha anunciado este miércoles el presidente del Ejecutivo comunitario, José Manuel Durao Barroso. Durante esta fase piloto, la financiación se concentrará en entre 5 y 10 proyectos de transporte, energía o banda ancha, que se seleccionarán entre aquellos cuya fase de licitación y financiación se encuentra relativamente avanzada o que necesitan refinanciación tras la fase de construcción.

El objetivo de esta iniciativa, sostiene Bruselas, es doble: reactivar los mercados de bonos para financiar proyectos y ayudar a los promotores de proyectos individuales de infraestructuras a obtener financiación de deuda a largo plazo del sector privado.