La cartera de impagados gestionada por las empresas del sector alcanzó los 71.000 millones de euros en 2010, un 16,4% más, situándose su volumen de negocio en 560 millones de euros.

Esta cifra supone un incremento del 8% respecto al ejercicio anterior, a pesar de la creciente dificultad para la recuperación de la deuda.

Así lo revela un informe de la consultora DBK, que destaca que el sector de gestión de impagados ha experimentado un notable desarrollo en los últimos años, en un contexto en el que la morosidad de empresas y particulares ha ido elevándose y en el que se ha incrementado la externalización de la actividad hacia operadores especializados, recoge EuropaPress.

A pesar del aumento de la cartera de impagados, la tasa de recuperación se redujo nuevamente en 2010, hasta el 16,2% habiendo perdido casi siete puntos en sólo cuatro años.

El volumen de créditos de dudoso cobro de las entidades financieras se situó por encima de los 107.000 millones de euros a finales de 2010, un 15% más que en 2009, ascendiendo la tasa de morosidad hasta el 5,81%, más del doble que dos años antes.