La Caja de Ahorros de Mediterráneo (CAM) registró un beneficio atribuido al grupo de 127,3 millones de euros durante el primer semestre, lo que supone una caída del 32% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, informó hoy la entidad. La caja achacó este resultado a las dotaciones realizadas con carácter prudencial y voluntario por un importe de 112 millones de euros. El beneficio atribuido recurrente se incrementó un 2,7% entre enero y junio, hasta situarse en 192,2 millones de euros frente alos 187,1 millones registrados en los seis primeros meses de 2008.