La Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) registró unas pérdidas de 1.136 millones de euros en el primer semestre de 2011.

La tasa de morosidad de la CAM fue del 19%, con una cobertura del 39,4%.
La entidad alicantina presenta un nivel de solvencia del 4,8%ento, aunque si se tiene en cuenta la inyección de 2.800 millones de euros que recibió del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), entonces este indicador se eleva al 11,8 por ciento.

Las pérdidas por deterioro de activos financieros en la CAM suponen 1.147 millones de euros y las correspondientes al empeoramiento de otros activos se traducen en una carga neta de 424 millones, de los que 85 millones proceden del deterioro de la cartera de participaciones, y el resto de los activos adjudicados.

Los estados financieros consolidados de la CAM están siendo revisados por la auditora KPMG. Los administradores de la entidad consideran que dichos estados no diferirán sustancialmente de las cifras definitivas que se presentarán el próximo 9 de septiembre.

El margen de intereses alcanza los 326 millones de euros, con unas comisiones netas de 66 millones de euros, mientras que los gastos de explotación se sitúan en 418 millones de euros y las dotaciones a provisiones registran un gasto de 112 millones.

Esta entidad bancaria se encuentra en estos momentos intervenida por el Banco de España, que destituyó al Consejo de Administración.