La canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, consideran que la caída de Italia significaría "inevitablemente" el final del euro y un estancamiento del proceso de integración europea.

Así lo ha hecho saber hoy el Gobierno italiano mediante un comunicado de prensa, en el que informó del contenido del Consejo de Ministros celebrado este viernes en Roma, en el que el jefe del Ejecutivo, Mario Monti, dio cuenta de lo abordado en la cumbre en Estrasburgo (Francia) de ayer con los mandatarios de Francia y Alemania.

"Sarkozy y Merkel han expresado plena confianza en el presidente Monti y en su Gobierno y han manifestado su apoyo a Italia, aunque dijeron ser conscientes de que la caída de Italia llevaría inevitablemente al final del euro, provocando un estancamiento del proceso de integración europea de consecuencias imprevisibles", reza la nota.