La base monetaria japonesa ha bajado un 4,1 por ciento en junio respecto al mismo mes del año anterior, hasta los 730.250 millones de dólares, según el Banco de Japón. El descenso de junio marca 16 meses seguidos de caídas para el indicador de la base monetaria, que combina el dinero en circulación y los depósitos ordinarios y de ahorros en las instituciones financieras.