Las inmobiliarias cotizadas tienen 40.000 millones de euros en créditos pendientes, tras varios ejercicios de desaforado crecimiento orgánico e inorgánico financiado por la banca. para evitar el deterioro de un sector "neurálgico" en los balances de las entidades, éstas han aceptado refinanciar sus respectivas deudas y dar el primer paso "para evitar el colapso de inmobiliario", informa Expansión. Entre las cotizadas, Martinsa Fadesa acaba de firmar la refinanciación de créditos por 4.000 millones de euros, Metrovacesa trabaja en la renegociacioón de 1.100 millones de deuda mientras que Colonial y Afirma "apuntan en una dirección parecida". Las entidades sólo ponen tres requisitos: existencia de un proyecto viable, implicación del accionariado y capacidad de gestión.