Otra andanada ¿Cuántas van desde el verano de 2007, justo cuando sólo unos pocos aventurábamos lo que ha sido la Gran Crisis, que la cultura anglosajona quiere dar por cerrada, es decir, enterrarla viva? Para ello, lo mejor es seguir el mismo esquema de siempre: verter inmundicias sobre los demás. Y en esas están los bancos medianos españoles. a los grandes, los bancos de inversión anglosajones les tienen algo más de respecto, sólo algo, pero suficiente.
En apenas una semana, decimos, la banca de inversión extranjera ha lanzado toda su caballería contra los bancos medianos españoles. Así, los chicos de Goldman Sachs han metido la tijera a sus consejos sobre la banca española. y ha rebajado los precios objetivos de Popular (6,45 a 5,7 euros), Banesto (10,1 a 9,35 euros), Pastor (5,3 a 4,7 euros), Sabadell (3,77 a 3,35 euros), Bankinter (8,1 a 6 euros) y Santander (13 a 12,95 euros).

Goldman sólo ha subido el precio objetivo de BBVA (de 12,3 a 12,8 euros). Poco después, los analistas de Credit Suisse han reducido, también, el precio objetivo de los bancos españoles. Banco Santander a 12,50 euros desde 13,50 euros BBVA a 12,70 euros desde 13,50 Banesto a 7,75 desde 8,00 Banco Popular a 5,50 desde 6,00 Bankinter a 5,00 desde 5,25 Banco de Sabadell a 3,40 desde 3,75 Banco Pastor a 3,25 desde 3,50. Pierden los medianos.

Sí, los bancos medianos no están para tirar cohetes. Pero tampoco para que disparen contra ellos de esa manera. Las cuentas dicen que la banca mediana --Banco Sabadell, Banesto, Bankinter, Banco Pastor, Banco de Valencia y Banco Guipuzcoano-- cerró 2009 con un beneficio de 1.619,55 millones de euros, lo que supone un descenso del 22% respecto al ejercicio anterior, al destinar a provisiones más de 1.380 millones de euros, según los datos publicados por estas entidades.

Banesto lideró los resultados, con un beneficio neto de 559,8 millones, 28,2% menos, tras destinar una provisión voluntaria de 100 millones y reforzar la provisión genérica. A continuación, se situó Banco Sabadell, con 522,5 millones, un 22,5% menos en relación al año anterior, cuando se contabilizaron plusvalías de 418 millones por la venta al grupo Zurich del 50% del negocio asegurador. El banco efectuó dotaciones para insolvencias y otros saneamientos por un total de 837,7 millones de euros, lo que supone un descenso del 4,8% en relación a la dotación de 879,7 millones realizada en el ejercicio precedente.

Bankinter logró mantener su beneficio, al ganar 254,4 millones, 0,84% más respecto a 2008, después de anticipar provisiones voluntarias por 88,3 millones. La partida para insolvencias totales aumentó un 11,39% respecto al cierre de 2008, hasta alcanzar los 813,63 millones de euros. Banco de Valencia obtuvo un beneficio neto de 131,9 millones, lo que representa un 12,2% menos, con un adelanto de dotaciones para insolvencia de 90 millones de euros. Las dotaciones netas de 2009 ascendieron a 263 millones de euros.

Banco Pastor registró un beneficio neto de 101,1 millones de euros en 2009, lo que supone un descenso del 38,4% respecto al ejercicio precedente, tras destinar 122,9 millones a saneamientos extraordinarios. De esto modo, el saldo total de provisiones alcanzó los 829 millones de euros Por último, Banco Guipuzcoano obtuvo un beneficio atribuido de 28 millones de euros en 2009, lo que representa una caída del 54,4% con respecto al ejercicio anterior. La entidad destinó 138 millones, un 66% más, a dotaciones y saneamientos como consecuencia de la difícil situación económica. De este importe, 34 millones correspondieron a dotaciones.

LA MORA SE CONTIENE

La tasa de mora continuó creciendo en comparación con el ejercicio anterior, aunque su incremento trimestral se moderó. Banesto situó su ratio en el 2,94%, con lo que multiplica por casi dos la del año anterior (1,62%) y la tasa de cobertura se situó en 2009 en el 63,37%, frente al 105,37% de hace un año. El ratio de morosidad del Sabadell se estableció en el 3,73%, frente a la tasa de impago del 2,35% de 2008, mientras que la cobertura se colocó en el 69,03%, tasa que hace doce meses se encontraba en el 106,93%. Bankinter, por su parte, situó su mora cierre en el 2,46%, la mitad que la registrada en el sector, y el riesgo crediticio dudoso se situó en 1.093,10 millones de euros. Banco valencia fue la única entidad que cerró con un ratio de morosidad por encima del 4% (4,04%), frente al 2,99% de 2008, aunque en los últimos seis meses registró un descenso de doce décimas. La tasa de cobertura aumentó ligeramente al pasar de 79,80% en 2008 al 80,21% el pasado año. Banco Pastor, por su parte, situó su ratio de mora en el 4,88%, frente al 3,66% del año anterior, con una cobertura global del 118%, frente al 114% de 2008. La morosidad de Banco Guipuzcoano al cierre de 2009 se situó en el 3,9% del riesgo total, por debajo de la media del sector.

CIERRE DE 258 OFICINAS


Las entidades también redoblaron esfuerzos durante 2009 para reducir gastos, lo que se tradujo en el cierre de un mayor número de oficinas. En conjunto, los seis bancos cerraron un total de 258 sucursales y redujeron su plantilla en 1.739 trabajadores, que en muchos casos se prejubilaron. Banesto redujo su red de oficinas en 142, hasta alcanzar un total de 1.773 sucursales, mientras que su plantilla alcanzó los 8.905 empleados, 813 menos. Banco Sabadell, por su parte, redujo en 33 el número de oficinas, hasta situar su red en 1.247 sucursales, mientras que su plantilla se situó en 9.466 empleados, 463 menos. Banco Valencia, por su parte, cerró un total de 17 oficinas --seis de ellas en la Comunidad de Valencia--, que afectó a 110 empleados --de los 2.040 totales. Banco Pastor procedió al cierre de 55 oficinas en el año, hasta situar su rede en 610 sucursales, y redujo en 273 el número de empleados, mientras que Banco Guipuzcoano procedió al cierre de 11 oficinas en los últimos doce meses, equivalentes al 4,1% de su red, mientras el número de empleados pasó de 1.346 a 1.266, un 5,9% menos.

BANKINTER, A CONTRACORRIENTE

Bankinter nadó a contracorriente durante el pasado ejercicio, que cerró con tres oficinas más, hasta alcanzar las 372 sucursales, mientras que su plantilla creció en 26 personas y situó su plantilla en 4.509 trabajadores. La entidad ha explicado en diversas ocasiones que es un banco dinámico, en el que la rotación de la plantilla y a la apertura y cierre de oficinas es algo habitual, en función de las necesidades de la entidad. El banco cuenta, además, con 399 oficinas virtuales, aunque éstas descendieron en ocho con respecto al ejercicio anterior.

Fuente: www.lacartadelabolsa.com