Unicredito e Intesa San Paolo acumulan pérdidas que ronda el 2% dentro del Eurostoxx 50 y junto a la banca gala están siendo los principales damnificados de este miércoles santo. No importa demasiado el último anuncio de su primer ministro, Mario Monti, que ha negado un nuevo paquete de medidas de austeridad. 

Según Mario Monti, su Gobierno ya ha fijado un objetivo económico "muy ambicioso" y dispone de "márgenes de seguridad" para equilibrar sus cuentas en caso de que la situación económica siga empeorango.

"Tenemos un objetivo muy ambicioso pero nos hemos dejado unos márgenes y, por ello, no creo que una eventual evolución más negativa de la economía imponga realmente una nueva maniobra", ha asegurado el jefe de Gobierno italiano, en una entrevista concedida al diario 'La Stampa'.

Monti ha incidido en que Italia ya ha adoptado "todas las medidas" necesarias para "centrar" sus "objetivos económicos" y superar la crisis financiera. "Tenemos unos márgenes de seguridad que permitirán que el resultado del presupuesto sea equilibrado incluso ante la hipótesis más desfavorable con respecto a las previsiones de diciembre", ha explicado, antes de resaltar que el Gobierno no ha incluido en sus cuentas ningún "beneficio" por las medidas contra la evasión fiscal que ha impulsado.

El primer ministro ha destacado que el Ejecutivo transalpino ha elaborado los presupuestos con la hipótesis de unos intereses por la deuda pública italiana para todo 2012 situados en el nivel de finales de noviembre, un siete por ciento, lo que supone una previsión "efectivamente pesimista".

Consultado sobre si no le preocupa que Italia no tenga perspectiva de crecimiento, ha hecho hincapié en que las medidas de austeridad aprobadas por el Gobierno están destinadas a evitar "el peor" escenario, el que afronta en la actualidad Grecia.