La balanza comercial de la industria automovilística española cerró los nueve primeros meses de este año con un superávit de 839,4 millones de euros, frente a un déficit de 895,3 millones de euros en el mismo período de 2008, según datos del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Este cambio de tendencia se explica por el fuerte descenso de las importaciones, que bajaron un 28,4% en los nueve primeros meses del año, hasta 19.721 millones de euros, como consecuencia de la debilidad del mercado automovilístico y de la actividad industrial.