La Agencia Internacional de la Energía prevé que la demanda de petróleo mundial crezca a un ritmo más acelerado en 2008 de lo que se estimaba en un principio, mientras que las reservas destinadas a posibles interrupciones del suministro han caído por debajo de la media quinquenal. En su informe mensual sobre el mercado del crudo, la agencia -responsable de la gestión de la seguridad energética de los países que forman la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económco- indica que su revisión alcista se basa en una revaluación de la demanda de etano y otras materias primas, que son empleadas para productos petroquímicos en Oriente Medio, y sobre todo en Arabia Saudí.