La Agencia Internacional de la Energía ha pronosticado un ascenso del 1,7% en la demanda mundial de petroleo de cara al año 2010