La Organización Internacional de la Energía (AIE) revisó hoy, de nuevo a la baja, sus previsiones en torno al consumo mundial de petróleo en 2009, año en el que prevé la mayor caída anual de la demanda desde 1981. La Organización calcula, en su último informe mensual sobre el mercado del crudo, que el consumo alcanzará este año los 83,2 millones de barriles diarios. Este balance representa un descenso de 2,6 millones de barriles (-3%) con respecto a 2008. Es una previsión inferior a la que la AIE había publicado en su informe anterior, en el que incluía un pronóstico de consumo de 83,4 millones de barriles diarios en 2009.